martes, 25 de noviembre de 2014

LOS SIMONETTO, ROSINA, “NOÉ”, ITALIA… OTRA PÁGINA DE INMIGRACIÓN



En la literatura argentina la miscelánea o el relato costumbrista han dado piezas imprescindibles. Desde: “Buenos Aires desde setenta años atrás”, pasando por “Una excursión a los indios Ranqueles”, “Las beldades de mi tiempo”, “Las memorias del General Paz”, “Juvenilia”; y las memorias de viajes de
los europeos que recorrieron estas tierras durante el siglo XIX; la fecunda obra del primer escritor nacido en Quilmes don Guillermo Enrique Hudson, etcétera, todos con datos de valor y ajustadas reflexiones sobre asuntos de la vida cotidiana, mezcladas con el entorno mayor que son la historia, la geografía, la sociología, la política, la economía. 
Rosina Simonetto nació en Fonzaso, Italia, una localidad italiana de la provincia de Bellumo, región de Véneto, en 1944. Llegó a la Argentina en 1957. Se estableció en Quilmes,
donde se casó con Basilio Faltore y tienen cuatro hijos. Trabajó junto a sus hermanos en tareas administrativas y un buen día su pasión por la literatura desbordó y dio a luz, remedando a nuestro Hudson, “Italia, allá lejos y hace tiempo”. 
Una miscelánea de la vida de familiares, parientes, amigos y suya propia, allá, en su suelo natal. En estos relatos Rosina manifiesta las inclemencias de la época: la opresión de la religión oficial, la precariedad de la salud, la condición de “paridora” incansable de la mujer, la censura, pero también: la bonanza del paisaje, la sana
vecindad, la solidez de la familia, el respeto, el sentido de pertenencia y de identidad. Vidas duras, pero fortalecidas en el amor; cargadas de preconceptos si se analizan desde este siglo XXI; plena de las alegrías que tienen las sencillas cosas y superadora de todas las contrariedades. Todo sin la rigurosidad que exige la historia, sin embargo, son aportes motivadores para la investigación y el estudio de momentos coyunturales del siglo pasado. 
ESCRITOS RANURAS 
Llegó a nuestras manos gracias a la generosa disposición de Nicla Simonetto, sobrina de Rosina, quien antes de meternos en la lectura nos propone: “En estos tiempos en que todo cambia velozmente y las ciencias abren nuevos horizontes sin descanso, donde sucede todo tan de prisa, tan apasionadamente y pareciera que las emociones deben ser violentas, fuertes e ilimitadas, les propongo este paseo. Un paseo sin metas, sin apuro.
Supongan que están caminando, costeando una empalizada y curio­sos miran por una rendija para ver qué hay del otro lado. Así son estos escritos, ranuras que permiten ver un espacio limitado desde el cual se abarca sólo una fracción. Si sienten curiosidad pueden escudriñar por otras rendijas y ver más pedacitos de esas vidas, si no... seguir de largo. Eso sí, no esperen ver grandes tragedias, ni héroes invictos, ni pasiones revolucionarias, son pequeños hechos, anécdotas con personajes que yo podría haber rebau­tizado con otros nombres, pero me son ajenos y, entre nosotros: ¿no es mejor así? Unos veinte años más y seremos solamente nombres sin ros­tro.” 
ALBACEA
 Hay personas que se transforman en albaceas de sus familias, custodios de la memoria. Eso es un tesoro. Y Rosina alcanzó ese ministerio con “Noé” su último libro que es complementario a “Italia, allá lejos y hace tiempo”. Se hacen indispensables el uno con el otro.
La autora con su hermano Noé
UN NOMBRE DE FAMILIA 
“Noé” es el resultado de una inquietud de Nicla Simonetto, tras numerosas entrevistas grabadas a su padre, que luego
plasmó su tía Rosina, mostrando cómo esta familia alcanzó en esta Argentina, proyectos de vida que durante años llenó de sueños a europeos, a mujeres y a hombres de todas las latitudes, anhelantes de nuevos horizontes: “Es una historia en donde los éxitos y fracasos; la prueba y el error fueron solo peldaños para llegar a los resul­tados deseados. Nada fue regalado, en disímiles posibilidades ellos anduvieron caminos con determinación y tesón abrién­dose a nuevos
horizontes.” 
MISCELÁNEA. MEMORIA. INMIGRACIÓN. 
“Italia, allá lejos y hace tiempo” es una narración literaria amena sin ditirambos y “Noé” es un documento histórico indispensable que completa la abundante bibliografía argentina sobre la inmigración.
Noé, siguió a sus padres y hermanos y llegó a “hacerse la América” en 1962. Como sus hermanos, dio a este país: sudor, amor y una sementera de hijos y nietos que multiplicaron la riqueza de este suelo. Y fue Quilmes y
Berazategui, esta región sudbonaerense donde se expandió la familia; y fue Misiones y Corrientes y Monte Rey. Y pasó del pan italiano a las frutas litoraleñas, al ganado vacuno, a los negocios, exitosos unos, malogrados otros, pero siempre a flote, como nadador olímpico de la vida; aunque más que agua hasta al aire se impulsó pues llegó a obtener el carnet de piloto aéreo. Pero toda esa “América fue hecha en una mancomunión de hermanos y padres excepcional, pues por lo general emprender negocios, cualesquiera sean, entre familiares no suelen concluir de la mejor manera. Hoy, cuando Noé transita los 80 años, sus hijos siguen el rastro y se preparan nietos y...

Luna de Miel de Noé y Antonietta
El libro se diseñó a través de entrevistas que su hija Nicla le hiciera durante largo tiempo, tarde tras tarde, y que luego Rosina Simonetto supo compilar con diestro manejo del lenguaje; sin perder la esencia natural del discurso. 
ABORDAR LA MICROHISTORIA 
Excelente ejemplo es “Noé”, para que otros construyan con padres, tíos, abuelos y hasta vecinos, la microhistoria de un país al que dieron tanto de sí: unos en lo que parecieran pequeños hechos, otros otros más expandidos, pero todos diseñan el perfil y la identidad de los argentinos, que es esto que tenemos, nos guste o nos desagrade, lo importante es la dignidad con que se viven los contratiempos.

La travesía a América
EL LIBRO 
Otro documento de inmigración cuya edición bien vale un párrafo: “Noé” fue realizado por la editorial "JARMAT", que dirige Juan Alberto Ruffinelli, con el exhaustivo cuidado del texto gráfico, fotografías de nitidez impecable y la composición del texto, que se conjuga acabadamente con la imagen haciéndolos interdependientes. Es un libro-objeto que además de lo que ofrece al lector es un agasajo para el estante preferente de la propia biblioteca. 

La primera casa en Ezpeleta
Misiones, en la ardua empresa de hacer la América. Aquellos conquistadores lejanos en el tiempo, entraron en el continente con la cruz y con la espada, a sangre y fuego... Esta inmigración llegó con la fuerza del trabajo y su pasión por la vida.


 LA AVENTURA AUDAZ Y PROVECHOSA DE LOS FRUTOS MISIONEROS


Noé y Antonietta
 Una fructífera descendencia
Parea adquirir algunos de estos libros dirigirse al teléfono 4257-2123, Sra. Nicla o al correo: danielguffanti7@gmail.com/
Compaginación y crónica Chalo Agnelli