viernes, 2 de enero de 2015

EL BERNAL DE LA BOCA (COLABORACIÓN)

El Dr. Ricardo Angelino, reconocido vecino de Bernal, psiquiatra, pensador, escritor y amigo de la gente, aporta otra historia
inmigración, de la que es originario. Historia en la que está engarzada ineludiblemente la Historia Nacional. Aquella inmigración genovesa caracterizó sobremanera a comunidad bernalense desde sus orígenes, con el patriarca de todos ellos don Agustín Pedemonte, también boquense y los Badaracco, los Vesulla,  los Esandi, los Salvati, los Sanguinetti, los Severi, los Navone, los Craviotto, los Tiscornia y tantos otros que pusieron los cimientos... y si hoy olvidamos a quienes hicieron los cimientos el futuro nos lo demandará.

EL BERNAL DE LA BOCA
por Dr. Ricardo Angelino
Estas líneas, son recuerdos del barrio porteño donde se asentaron mis ancestros maternos, donde nacieron mis abuelos y mi madre, La Boca, barrio tano y genovés esencialmente.
Agustina Clara Aicardi Mazzini de Salvati (1882-1964), mi abuela materna, nació en La Boca, en el seno de una familia genovesa, afiliada a la masonería; pues, los inmigrantes del 1800 y pico, garibaldinos, anticlericales (no confundir con anticatólicos o anticristianos), patriotas como los Giuseppe: Mazzini [1] y Verdi, quien con su sólo apellido fue grito y símbolo de rebelión: V.E.R.D.I., [2] y muchos otros contrarios a la opresión del poder temporal de la Iglesia. A estos, luego, se unieron socialistas y ácratas exiliados de las monarquías absolutistas europeas. Y algunos años después, llegaron a lo que sería un "sub-barrio de La
Boca”, bien al sur del Riachuelo, un pueblito surgente: Bernal.
Mi abuelo materno, argentino de ascendencia Toscana, también residente de La Boca, fue el Ingeniero Naval y Capitán de la Marina de Guerra, Juan Fortunato Américo Salvati  Andreoni (1878-1960) Pertenencias de él fueron donadas por la familia al Museo Almirante Brown de Bernal.
Cuando Agustina Aicardi y Fortunato Salvati se casaron en la histórica iglesia Santo Domingo, de Av. Belgrano, en Capital, ella logró que quien la acompañara al altar, el padrino, fuera un familiar, grado 33 de la masonería local. En el mismo instante que el cortejo nupcial entraba en el atrio, sonaron alarmas de incendio en La Boca: el edificio de la Masonería estaba en llamas…[3]
IMPRENTA PROGRESO
Una hermana de mi abuelo, la tía Italia Salvati, se casó con don José Maggiolo, también de La Boca, dueño de la “Imprenta Progreso”.
En su local, se reunían figuras de la política, la literatura y el arte, como la del Dr. José Ingenieros, ese extraordinario tano-argentino - Giuseppe Ingegneri, era su nombre original, nacido en 1877, en Palermo, Italia, muerto a los 48 años, en 1925,  pionero de la Psiquiatría local y escritor de ideario social; también el Dr. Alfredo L. Palacios (1878-1965), cuya tesis doctoral de abogacía, “La miseria en la República Argentina” presentada en 1900,  fue rechazada por los académicos de entonces. Palacios, con consultorio jurídico gratuito en el Centro Socialista de La Boca, fue candidato por el PS para las elecciones de diputados del 13 de marzo de 1904, por la circunscripción 4ª de Capital, conocida como “la cuarta de fierro”, ¡La Boca! y, por primera vez bajo el “sistema uninominal”,[4] resultó triunfador; el primer diputado socialista de la República Argentina y de América. Al día siguiente de obtener su
La calle Olavarría
escaño Palacios, en el diario “Tribuna”, Florencio Sánchez, otro grande, tituló la nota referente a este hecho: “¡La Boca ya tiene dientes!”… Para su ingreso al Congreso, se debieron reformar los reglamentos por no alcanzar la edad estipulada.
Y, aunque parezca mentira, Palacios aunque había interpelado duramente al Ministro del Interior el Dr. Joaquín V. González, afiliado a gobiernos de “la media palabra”, fue quien promovió la edición de sus Obras Completas, impresa por el Congreso de la Nación (1935-36), ocupan 25 gruesos tomos, incluidos los
comentarios y críticas a los trabajos del Dr. González, a los que se agregaron luego los manuscritos ordenados por su hijo, pero la obra dilecta de Joaquín V. González fue la Universidad Nacional de La Plata, con sus colegios secundarios introductorios, hoy, en gran parte destruidos. González de lineamiento sumamente conservador, sin embargo, salvó a muchos socialistas y ácratas de la Ley de Residencia, militantes a quienes sólo nombrarlos era como invocar demonios. Palacios no lo olvidó. No es raro que la historia oficial, sí.
Desde chico, escuché hablar de todos estos irrepetibles personajes asiduos concurrentes de las reuniones políticas en la imprenta del tío José.
EL ARTE
Algunos de los numerosos hijos del matrimonio Maggiolo-Salvati, fueron enamorados de la lírica, de la ópera, cultores del arte. Una
Aguafuerte de Catalina Mortola
de ellas, Leónidas Maggiolo,[5] prima hermana de mi madre, discípula de Pío Collivadino, fue amiga y vecina de Benito Quinquela Martín. En la biografía de este gran pintor boquense, escrita por Ignacio Gutiérrez Zaldívar [6] figura como una de las contadas mujeres que, junto a Quinquela, S. Stagnaro, Arturo Maresca, Vicente Vento y otros, expuso en la Sociedad Ligure de Mutuo Socorro de La Boca, que cumplía su 25 aniversario.
Leónidas Maggiolo fue, con Catalina Mórtola de Bianchi,[7] autora del Escudo de la República de La Boca, las primeras grabadoras y aguafuertistas argentinas…
Prof. Dr. Ricardo Angelino
Bernal, 22 de mayo de 2014

CONCLUSIÓN
Estos retratos de ayer, de aquella época en que se estaba diseñando el país, con mujeres y  hombres llegados de todos los puntos cardinales del orbe, son apenas una ínfima parte de tantas familias bernalenses que dieron perfil a esa localidad quilmeña, hoy un tanto difuminado por el vertiginoso presente.
Ojalá EL QUILMERO DE LA INMIGRACIÓN siga recibiendo aportes que como este enriquezcan la Historia del Partido de Quilmes y su vasta zona de influencia.
Compaginación Chalo Agnelli

REFERENCIAS


[1] Giuseppe Mazzini (Génova, 22 de junio de 1805 – Pisa, 10 de marzo de 1872), apodado "el alma de Italia", fue un político, periodista y activista italiano que bregó por la unificación de Italia.
[2] La palabra VERDI, significando “Vittorio Emmanuele Re D'Italia” se usó en la época como acrónimo político clandestino a favor de la unificación italiana. Giuseppe Fortunino. Francesco Verdi fue un compositor romántico italiano de ópera del siglo XIX, el más notable e influyente compositor de ópera italiana y puente entre el belcanto de Rossini, Donizetti y Bellini y la corriente del verismo y Puccini.
[3] La Boca fue bastión de la masonería. Regularizada en 1873 la logia “Alianza” de los masones mazzinianos y garibaldinos de la Boca abrieron, al año siguiente, seis nuevos locales masónicos a orillas del Riachuelo.
[4] Siendo Joaquín V. González ministro del interior del gobierno de Roca esbozó un proyecto de reforma electoral por circunscripciones, uninominal, el que convertido en ley, se tradujo en la descentralización comicial gracias a la cual fue electo Alfredo Palacios.
[5] La ilustración “Escenas de Tilcara” se halla en “El Monitor de la Educación Común” del Consejo Nacional de Educación, 1959, Pág. 160 (http://www.bnm.me.gov.ar/) En el Museo Quinquela Martín de La Boca, avenida Pedro de Mendoza N° 1835, hay tres obras suyas. (http://www.acceder.gov.ar/)
[6] “Quinquela”, Zurbarán Ediciones, Bs. As. 2000, en la página 34.
[7] Catalina Mórtola nació en el año1889, en Capital Federal y murió el 22 de agosto de 1966. “Cata”, su nombre artístico, dedicó cincuenta años al grabado, adiestrándose durante diez años, antes de presentar su primera muestra individual. En 1915 egreso como profesora de dibujo. Ejerció el profesorado en las Escuelas Normales 9 y 10 y en la de Bellas Artes “Manuel Belgrano” y “Prilidiano Pueyrredón”. Fundó el primer museo de grabadores argentinos que funciona en la Escuela Normal 9. En 1925, expuso en Amigos del Arte, 38 grabados con paisajes de la provincia de Buenos Aires. El Museo Municipal de Bellas Artes cuenta en su patrimonio con la obra “El guardián”, aguafuerte sobre papel. Ilustró numerosos libros como el cuento "Tini" de Eduardo Wilde, de la Editorial de la Sociedad de Bibliófilos Argentinos, Buenos Aires en 1948. En el Museo Quinquela Martín hay dos obras  suyas.
FOTOS
http://www.youbioit.com
http://www.fotolog.com 
Horacio Coppola - Buenos Aires 1936 - Casas en La Boca.jpg
http://www.museodecera.com.ar/barrio-la-boca.html
https://cathebaz.wordpress.com

6 comentarios:

  1. ¡Qué nota tan interesante! Muchas gracias a los responsables.
    Raquel Gail

    ResponderEliminar
  2. Dice el Pro. Alfredo Roberto Améndola en facebook: “Otra vez te agradezco lo que ya se ha hecho una hermosa costumbre. Te confieso que las espero cada vez que abro mi correo. Espero que hayas pasado un hermoso fin de año con todos los que están en tus afectos y que este recién nacido 2015 te brinde paz, felicidad y buenas historias para contar. Alfredo

    ResponderEliminar
  3. Muy buena historia, gracias. Compartimos la misma pasión, soy del barrio de la boca, y me dedico a coleccionar pintura boquense y articulos relacionados con el barrio. Te invito a ver la web www.coleccionmose.com.ar saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Podríamos organizar una muestra en tu ciudad referida a los pintores boquenses
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola, muchísimas gracias, recuerdos de mi querida Boca, en la calle Olavarría se encuentra San Juan Bautista,escuela de los salesianos, en la calle Palos María Auxiliadora, escuela a la que concurrí algunos años, mi abuelo era masón, no lo conocí,toda mi flia. está en la chacarita, en el panteón ahora se llama San Martín, todo suma enriqueta amitrano de zanchetti

    ResponderEliminar